viernes, 11 de abril de 2008

Emergencia Ambiental

Este blog ha surgido como una necesidad, la necesidad de dos estudiantes de ambientales de dar a conocer nuestra opinión, ofrecer información lo más objetiva y completa posible y abarcando una gran variedad de temas y conocimientos propios de una carrera multidisciplinar como es las ciencias ambientales. Los autores, Luis y Álvaro, comenzamos este proyecto con ilusión y seriedad con la finalidad de ofrecer un punto de vista crítico y científico, a la vez que divulgativo, sobre la cuestión de la problemática ambiental, dejando de lado los tópicos y las reivindicaciones sin fundamento que tanto daño hacen, de forma inconsciente, a todo lo “ecológico”. Así, con la intención de despejar dudas y ofrecer información muy diversa que abarque desde la sociología y la ética hasta la física y la biología, con bibliografía de referencia, filmografía, links, y los diversos tipos de fuentes que haya disponibles, esperamos además aprender nosotros mismos de esta experiencia en un intento de hacerla enriquecedora para el máximo número de personas posible.[1]

Dicho esto, vemos necesario aclarar el nombre del blog, Emergencia Ambiental. Al contrario de lo que se pueda pensar “Emergencia” se refiere a los “sistemas emergentes”, no a un tipo de alarma antiglobalización o al grito de algún activista de Greenpeace. Luis, quien últimamente está trabajando más este concepto, lo explica resumidamente en su introducción.

Álvaro H.










Este concepto deriva de la Ciencia de la Complejidad. Los sistemas complejos adaptativos se encuentran en multitud de aspectos de la existencia. Realmente, todo lo que nos rodea se encuentra interrelacionado y forma parte, siempre, de un todo mayor.

La ciencia reduccionista nos ha enseñado que si construimos un sistema cerrado, que no intercambia materia y energía con su medio ambiente externo, y controlamos las condiciones iniciales, podemos predecir el futuro y definir leyes y teorías, que nos lleven a conocer a priori el estado final. Evidentemente esto nos ha proporcionado una gran información y consecuentemente el hombre a podido alcanzar logros cuando menos increíbles.

La generalidad de la vida se comporta como un sistema abierto, que sí intercambia materia y energía con su medio ambiente. Además, si conocemos su estado inicial y dejamos que el sistema reaccione y/o evolucione, difícilmente podemos predecir su estado final.

Si nos fijamos, por ejemplo, en la madre Tierra, algunos la llaman Gaia, no nos costara mucho ver y entender que se trata de un sistema abierto y que además todo esta relacionado y distribuido.

Los sistemas complejos, intentan explicar el tipo de relaciones que se producen en sistemas abiertos, como el que se produce en la Tierra. La cantidad de elementos que forman el sistema tierra nos pueden dar la sensación de que nos encontramos ante algo sumamente complejo. Pero si analizamos las relaciones que se producen y observamos como se comporta de forma global nos daremos cuenta de que además es un sistema adaptativo, que busca una estabilidad, una homogeneidad y un equilibrio. Si profundizamos un poco más en la observación nos daremos cuenta, además que se encuentra en un estado comprendido entre el orden y el desorden. Es lo que se denomina caos.

Los sistemas complejos adaptativos están formados por multitud de elementos, de manera que si uno de ellos colapsa, el sistema global intenta compensar esta perdida y/o variación y buscar de nuevo ese equilibrio, se adaptara al cambio, encontrando de nuevo una homogeneidad, aunque sea diferente a la inicial.

Los sistemas emergentes, son sistemas complejos adaptativos, que están formados por unidades, que comparten información, están interrelacionadas localmente, de forma que cada una de ellas no dispone de toda la información del sistema, y ni siquiera tiene que ser consciente de su situación, pero sí de lo que ocurre a su alrededor. Si observamos el sistema globalmente podemos ver la cantidad de información que posee en su conjunto y le ha llevado a emerger en un sistema que posee cualidades muy superiores a los elementos que lo forman individualmente. Esto ocurre en comunidades complejas formadas por insectos sociales, como las hormigas. Una hormiga individual posee la información que le proporciona su entorno y toma una decisión individual conforme a ella. La suma de los comportamientos de las hormigas individuales produce el comportamiento general de la colonia, que al sumar toda la información individual adquiere un comportamiento que le lleva a adaptarse a la situación concreta. Es como si la colonia tuviera una conciencia colectiva. Es lo que denominamos emergencia.
No es muy difícil entender que este concepto es aplicable a la generalidad de sistemas que conforman la existencia, los que denominamos vivos y también aquellos otros que en principio no se ajustan a la definición de vida. Es un concepto, por tanto, aplicable a las sociedades humanas, a las redes sociales, a los ecosistemas, al conjunto de la tierra, al universo…

La postura que defiendo en relación a la crisis ambiental, que nos afecta, es reflexiva y basándome en lo expuesto en estas líneas he llegado a la conclusión de entender que si queremos superarla debemos imitar el tipo de sistemas en los que se desarrolla la vida.

La Emergencia Ambiental consiste en diseñar sistemas sociales que trabajen desde lo local, cuidando muy mucho los factores externos al sistema, imitando los ciclos de la vida. Cuidando el ambiente local, evitando el desorden en el sistema, de manera que emerja un ambiente global adecuado desde un ambiente local cuidado.

La emergencia ambiental debe surgir desde sociedades participativas, en el que cada uno de sus elementos contribuya a generar un sistema complejo adaptativo, flexible, que sea capaz de reaccionar ante los cambios y nos conduzca hacia un sistema poderoso, inteligente y en equilibrio.

Estos conceptos no son nuevos y están basados en textos y trabajos científicos. El objetivo principal de este foro es la difusión de conocimiento, desde la seriedad y la objetividad. Con el pretendemos generar una red de conocimiento orientada hacia la construcción de un sistema emergente, sin jerarquías y distribuido, al igual que se distribuye la vida.

Publicaremos textos referenciados, comentaremos lecturas, hablaremos de soluciones tecnológicas, videos, documentales, artículos, conferencias, enlaces, foros y todo aquello que se os ocurra.

Si tienes inquietudes ambientales y consideras que puedes aportar a que emerja nuestro conocimiento estas invitado a participar
[1]. Es imprescindible que tengas ganas de aprender y de difundir tu conocimiento, que nos ayudes a ampliar el nuestro y expongas tu opinión. Nos encontramos ante un momento de cambio de paradigma y necesitamos soluciones reales. Necesitamos una emergencia ambiental.



Luis Cepa.







[1] Para cualquier duda, sugerencia o colaboración podéis contactar con nosotros mediante un correo a Luis o a Álvaro, disponibles en el perfil, estaremos encantados de ayudaros y tomaremos muy en cuenta vuestras sugerencias.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece muy bien pero estos es verdad?

Álvaro H dijo...

Por supuesto. Los sitemas emergentes se pueden observar en la naturaleza en determinadas especies, en las relaciones inter-especie e incluso en las redes informáticas. Otra cosa es que estos conceptos no sean muy conocidos fuera del "mundillo ambiental", pero son las teorías por las que se rige la vida. Poco a poco iremos colgando bibliografía sobre este y otros muchos temas.

Un saludo.

savetheworld dijo...

una pregunta totalmente aparteda de los sistemas emergentes que esta muy de moda....esta el actual sistema economico internacional en decadencia??y si es así, se podria instaurar un sistema mucho mas conservativo de cara al consumo de recursos naturales?

Luis Cepa dijo...

Muy Buenas, gracias por tu comentario. En primer lugar no soy economista, pero lo que si te puedo decir es que el sistema actual de economía libreral es insostenible, ya que como sabes necesita mercantilizar la naturaleza. El desarrollo económico esta basado en la cantidad de recursos naturales que puede consumir una sociedad y la velocidad a la que son transformados en bienes y servicios. Además si tienes en cuenta que vivimos en un planeta de dimensiones finítas y con una cantidad de recursos limitada, que no escasa,puedes entender que es absurdo buscar el crecimiento económico pues este nos lleva al colapso. Otro de los hechos que hay que destacar, es que el sistema económico en el que se desarrolla nuestra sociedad concentra la riqueza en unas pocas manos, a costa de consumir la tierra, que no es de ellos y genera diferencias entre las personas basadas en la riqueza material.

En cuanto a si se podría instaurar un sistema conservativo de cara al consumo de recursos naturales, decirte que en mi opinión, esto sería un paso hacia la solución. Esto pasa por construir una sociedad descentralizada, aquí es donde entran los sistemas emergentes. Trabajar desde lo local hacia lo global. Si consideras el consumo de recursos que supone transportar la energía o la comida (basada en una economía fósil) y la dependencia del sistema energético jerarquizado se entiende que es más inteligente distribuir y generar zonas más sostenibles.

Si quieres profundizar en el tema debes leer a Nicolas Georgescu-Roegen, economista, que planteó sus teorías a partir de la decada de los 60. Tiene una obra fundamental si quieres entender la problemática ambiental "La Ley de la Entropía y el Problema Económico", puedes encontrar un libro suyo publicado este año en ediciones la Catarata, "Ensayos Bioeconómicos", tambien puedes leer a Herman E. Daly, O.J. Mishan, Elmar Altvater y más contemporáneo a Jeremy Rifkin, "La Economía del Hidrógeno". Busca algo de Ernest García e investiga en otro concepto de moda, "La Gobernanza".

Proximamente voy a subir al blog un trabajo centrado estos conceptos.

Un saludo y espero verte por el blog

Álvaro H dijo...

Aunque en general estoy de acuerdo con lo expuesto por Luis, quiero aportar otras posibles soluciones que no ha mencionado (pero ya se que las conoce de sobra, jeje)

El crecimiento económico no tiene por qué ser sinónimo de degradación ambiental. Cierto es que con el sistema capitalista actual esta relación es destructiva: en un planeta limitado con recursos limitados no se puede crecer limitadamente. Hasta ahí de acuerdo. Pero, ¿y si hacemos que el consumo sea beneficioso tanto para el medio ambiente como para la economía? Si diseñamos los productos teniendo en cuenta desde su concepción que algún día deberán ser reciclados éstos podrían estar circulando contínuamente como valiosas fuentes de materiales reciclables y, además, si gran parte de estos productos es además biodegradable podrían deshecharse esas partes sin ningún peligro, incluso serían beneficiosos. Sería beneficioso el consumo.
Hay que tener en cuenta que, incluso, desde un punto de vista meramente económico, a largo y medio plazo no es rentable producir basura.
Esta idea es el hilo principal del libro "De la cuna a la cuna", de Michael Braungart y William McDonough.

Otro ejemplo de desarrollo económico sin degradación ambiental es cuando se produce la llamada "desmaterialización". Este concepto se trata (de forma quizás demasiado breve) en el libro de Ernest garcía, "Medio ambiente y sociedad", y consiste básicamente en el aumento del PIB (creo recordar) sin percibir un aumento en el consumo de recursos (entendidos como fuentes para producir bienes). Es un tema muy interesante del que aún me tengo que documentar, pero se presenta como una especie de autoregulación de los impactos ambientales del desarrollo económico. Idea a tener en cuenta.

Entonces, volviendo a tu pregunta, no creo que el sistema económico actual esté en decadencia, más bien al revés. Lo que si ocurre es que cada vez es más insostenible, conclusión a la que fácilmente se puede llegar si no nos obcecamos en valorar únicamente los factores económicos (parece mentira pero a estas alturas aún queda gente que no comprende que la economía forma parte de un sistema mucho más amplio en el que se encuentra el medio ambiente, lo que sería un sistema complejo).

Y respecto a si se puede cambiar este sistema por otro más sostenible, bueno, es un tema más complejo, pero tiene tres respuestas:

- Si.
- Más nos vale.
- Ya lo veremos.

Esto pasa por un cambio social, un cambio en la cultura en la que llevamos arraigados demasiado tiempo (desde la revolución industrial e incluso desde antes). las energías renovables también jugarán un papel fundamental en ese cambio, pero sobre todo, cada uno de nosotros.

Un saludo.

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog